11 jul. 2011

O.V.


Dicen que cuando alguien muere, su espíritu sube al cielo y se convierte en una estrella, una que nace en el firmamento para recordarnos que la perfección existe,  que hay que aprovechar esta vida, ser agradecidos y vivir...

Una resplandecerá hoy en el cielo, una estrellita que dibujo sonrisas en muchos rostros y  a la que hoy llenos de lagrimas diremos adiós...  un ser que nos regalo un poquito de su luz y nos empujó para seguir adelante cuando creíamos que no podíamos más...

Esta noche el cielo será iluminado por una estrella que abandono esta tierra, pero que dejo muchos recuerdos en nuestros corazones, un alma que nos dejó para seguir siendo feliz junto a Dios

No hay comentarios:

Publicar un comentario