5 jun. 2010

Paletas de Caramelo


¿Por qué es tan difícil encontrar al indicado? 

Siempre espere a mi príncipe azul, lo soñaba como los cuentos que me contaban de pequeña me lo pintaban.
Esperaba que llegara como un héroe, a salvarme de esta fría soledad, que me protegiera de las ofensas ajenas, de la envidia y la maldad... Poco a poco  fui perdiendo la esperanza de que mi príncipe llegara.

Pero después de tantas lunas de espera, por fin llegó un "PRÍNCIPE". Los días y el tiempo se desdibujaban cuando estaba a su lado, todo era sonrisas, ilusiones; comía algodón de azúcar en la noches, veía paletas de caramelo en los sueños, dormía con una sonrisa en los labios, y despertaba llena de energía (con ganas de verlo).

Pero la alegría se esfumo, pronto deseé nunca haberlo conocido, y los días se hacían eternos. Poco a poco mis ojos se fueron enrojeciendo por causa de las lágrimas y mi corazón se envolvió en una coraza. Ya nada me sorprendía, nada me alegraba, solo un sentimiento logró traspasar aquella fuerte coraza, y era justamente ese vil sentimiento, el que llenaba mis ojos de lagrimas.



Han pasado varios años, y mi corazón se curó, aunque aun tiene las cicatrices que ese príncipe me dejo.... ahora no creo en príncipes, solo espero que un muchacho de carne y hueso pueda otra vez hacerme soñar con paletas de caramelo





No hay comentarios:

Publicar un comentario